Las “locuras” que sueña la NASA: construir en la Luna y navegar por Venus

220
Compartir

Entre los proyectos que financia la agencia estadounidense figuran un robot que es capaz de edificar, un submarino para explorar satélites de Júpiter y un velero espacial.

La misión Curiosity y sus imágenes marcianas que asombran al mundo fueron alguna vez una fantasía desmesurada de ficción científica; y hoy allí están, bien reales. Para seguir transformando quimeras tecnológicas en progresos de existencia verdadera, la NASA está apoyando y financiando decenas de proyectos, que se proponen desde construir en el Luna hasta navegar por Venus . Ideas que hoy suenan tan descabelladas como lo pareció alguna vez el sueño de enviar vehículos a Marte.

Berok Khoshnevis, de la Universidad del Sur de California, es el titular de una de esas ideas futuristas. Propone, para cuando el hombre se lance a habitar la Luna, construir allí mismo y con materiales extraídos de la corteza del satélite natural de la Tierra.

Khoshnevis explica que la mayoría de los proyectos de construcción de bases lunares giran en torno del ensamblaje de módulos prefabricados y transportados desde la Tierra. Pero, argumenta, ese enfoque es muy costoso. Como alternativa, propone el Contour Crafting (CC), un sistema de construcción rápida automatizado ya muy probado en la Tierra. Khoshnevis comenzó a trabajar en el CC en el año 2000 y en 2006 logró con él un lugar entre los mejores 25 inventos de acuerdo al Salón de Fama de Inventores Nacionales de los EE.UU.

Con el apoyo de la NASA, Khoshnevis está adaptando su tecnología de construcción a un entorno extraterrestre. Un punto clave en la propuesta de Khoshnevis es que para la construcción de estructuras en la Luna se usarán materiales extraídos de la corteza lunar .

Para demostrar las cualidades de la tecnología CC en la construcción lunar, Khoshnevis y su equipo están elaborando un plan detallado para simular en la Tierra cómo funcionará el sistema en la Luna.

Otro de los proyectos que buscan su lugar en el futuro de las investigaciones espaciales está encabezado por Marco Pavone, de la Universidad de Stanford, que trabaja en un sistema de naves para la exploración del cuerpos pequeños del Sistema Solar. El trabajo de Pavone se centra en el desarrollo de plataformas robóticas capaces de una rápida y precisa movilidad sobre la superficie de pequeños cuerpos del espacio.

El interés del análisis de esos cuerpos reside en que su estructura y características pueden arrojar algo de luz acerca de cómo se formó el Sistema Solar .

En el proyecto de Pavone, haciendo uso de la gravedad reducida, pequeños robots serán liberadas desde una nave madre y, una vez en la superficie de un cuerpo pequeño, apelarán a su ductilidad para explorarlo y efectuar mediciones y registros. Dice Pavone que las plataformas robóticas por él propuestas se comportan como híbridos entre naves espaciales y vehículos de desplazamiento, capaces de acceder a casi todas las zonas de prácticamente cualquier pequeño cuerpo . Mediante el uso de múltiples plataformas, el paisaje de un pequeño cuerpo puede ser observado de cerca. A la vez, otra ventaja del uso de varias unidades, según Pavone, es que la pérdida de un híbrido no sería el fin de la misión.

Por su parte, el científico Geoffrey Landis del Glenn Research Center (GRC) consiguió el apoyo de la NASA para trabajar en el diseño de un velero robótico con ruedas. ¿Su meta?

Navegar a través de la densa atmósfera de Venus .

Además, entre los numerosos proyectos impulsados por la NASA, hay un submarino para explorar la inmensa masa de agua que existe bajo la helada superficie de Europa, una de las lunas del planeta Júpiter y un traje espacial que simula para su portador la fuerza de la gravedad. Fantasías, proyectos incipientes en el mejor de los casos, por ahora.

Fuente: Clarín

Print Friendly, PDF & Email

Comments