Por inseguridad, paran hoy todos los hospitales porteños

316
Compartir

En total son 33, más los 44 centros de atención primaria. Ayer hubo huelga en el Santojanni, donde el lunes unas 60 personas agredieron a médicos. La Ciudad pidió que la Policía Federal vuelva a hacerse cargo.

Como consecuencia de los episodios de violencia en el hospital Santojanni, donde unas 60 personas causaron destrozos y agredieron a médicos por la muerte de una joven, los 33 hospitales dependientes de la Ciudad y los 44 centros de atención primaria porteños realizarán hoy un paro por 24 horas. Exigen un plan de seguridad.

“No es la primera vez que hacemos un paro pidiendo el cese de la violencia. Nos vamos a oponer a estas situaciones que, encima, derivan en heridas a médicos, enfermeras, pacientes y otra clase de empleados”, cuestionó Marcelo Struminger, presidente de la filial Santojanni de la Asociación de Médicos Municipales (AMM). Y reforzó el problema con estadísticas: “Uno de cada dos médicos recibió durante su carrera algún tipo de agresión”. Ayer, el Santojanni, ubicado en Pilar 950, estuvo de huelga. Hoy se sumarán todos los demás centros: sólo funcionarán las guardias.

El detonante de la situación ocurrió el lunes. Un grupo de personas ingresó al hospital, agredió a médicos, enfermeras y empleados y causó roturas. Pidieron justicia por la muerte de Jennifer Farías y acusan que hubo mala praxis. La joven de 19 años murió el 18 de julio, tres días más tarde del nacimiento de su bebé.

La seguridad en los hospitales también cruzó a las autoridades porteñas y nacionales. Fue cuando en abril del año pasado, la ministra Nilda Garré quitó a la Policía Federal de las dependencias públicas, entre ellas los hospitales. La Ciudad replicó que la Metropolitana no tenía la capacidad operativa para hacerse cargo. En la actualidad, esta fuerza custodia seis hospitales y en el resto la Ciudad puso seguridad privada. “Estamos pagando las consecuencias del retiro de la Federal dispuesto por Garré”, criticó la vicejefa porteña, Eugenia Vidal.

Fuente: La Razón

Print Friendly, PDF & Email

Comments