Analizan suspender el Mitre de noche para hacer obras atrasadas

196
Compartir

Una inversión total prevista en torno de los $ 700 millones , la suspensión de los trenes nocturnos y la implementación de un servicio alternativo de colectivos constituyen los tres puntos salientes del nuevo programa de obras de emergencia que el Gobierno se apresta a anunciar para el ferrocarril Mitre.

Al igual que el plan de trabajos que se puso en marcha en la línea Sarmiento, el programa de obras para el Mitre apunta a atacar los cuatro frente críticos que presenta el ferrocarril por la falta de inversiones de los últimos años : el estado de las vías, el sistema de señalamiento, las formaciones ferroviarias y la rehabilitación de talleres y estaciones.

Hasta últimas horas de anoche, los técnicos de la UGOMS (la nueva concesionaria de la línea que reemplazó a TBA) y las autoridades del área de Transporte estaban definiendo los detalles y los alcances del paquete de obras que dará a conocer hoy el ministro Florencio Randazzo.

En principio, el programa de emergencia para la línea Mitre se iba a anunciar dentro de una semana. Pero los tres descarrilamientos registrados en los últimos días y los cuestionamientos por el paro de los subtes que jaquean a la administración kirchnerista, llevaron a los funcionarios a adelantar la presentación del plan que busca reflotar las obras prioritarias de infraestructura y restituir las condiciones técnicas mínimas de seguridad operativa de los trenes.

De acuerdo con los datos obtenidos por Clarín , para la ejecución de las obras –al igual que en el Sarmiento– el Gobierno dispondría la supresión de los servicios nocturnos entre las 22 y la 5 en los tres ramales eléctricos que unen Retiro con Tigre, José León Suárez y la estación Mitre. En el tramo Victoria-Tigre, la frecuencia podría reducirse a un tren cada 20 minutos. Como paliativo, se prevé ofrecer un servicio adicional de colectivos entre las 22 y las 24 en los corredores viales que van paralelo a los ramales eléctricos El programa de emergencia –que podría arrancar a mediados de agosto– comprende, entre otras, las siguientes obras: Cambios de vías en las curvas de Carranza (ramal Suárez/Mitre) y del Hipódromo (ramal Tigre).

Reparaciones de barreras y de subestaciones y cabinas eléctricas.

Instalación de nuevas cabinas de señalamiento y cubrimiento del tercer riel.

Arreglos de cruces a nivel y de los pasos y puentes peatonales.

Refacción de estaciones.

Rehabilitación de oficinas, galpones, grúas y fosas de los talleres de la línea.

Por el lado del material rodante, el plan incluye la reparación de unos 50 coches eléctricos, la adquisición de repuestos y herramientas y la recuperación del parque de locomotoras para los servicios diesel.

Tal como sucede en el Sarmiento en la actualidad, la mayor parte de las obras corresponden a programas que estaban frenados desde 2009 por atrasos en los pagos y la falta de redeterminación de los precios contractuales que habían sido acordados.

Fuente: Clarín

Print Friendly, PDF & Email

Comments