Un mal en aumento: Crece el riesgo de artrosis por practicar deporte sin cuidado

229
Compartir

Especialistas aconsejan adecuar la actividad física y la intensidad según la edad. Y consultar ante las primeras molestias en las articulaciones. Igual aclaran que los beneficios superan a los peligros.

Ese pequeño dolor no atendido , la rodilla que molesta un poco o el tironcito en medio del picado con los amigos pueden ser la primera señal de que algo no está funcionando bien. Y en muchos casos es la alarma para avisar que la artrosis ya llegó . Sobre todo si se practica deportes y se tiene entre 45 y 55 años.

En un estudio encargado por el sindicato de futbolistas británico se mostró que la artrosis de cadera afectaba a 1,6 por ciento de las personas entre 45 y 60 años. Pero cuando el estudio se realizó sobre los futbolistas aficionados, el porcentaje de los que sufrían artrosis llegaba hasta el 4,5 por ciento. En cambio, entre quienes habían jugado profesionalmente, el porcentaje trepaba hasta 15 por ciento. Es decir, que a mayor exigencia, mayor posibilidades de desarrollar algún tipo de artrosis.

“Me llama la atención que cada vez hay más pacientes con artrosis de cadera en edades más jóvenes y que llegan al consultorio con cuadros complicados. En general, eran deportistas”, explica a Clarín Jorge Ortega Traverso, director del Centro Artroscópico del Deportista y Reemplazos Articulares (Cadera).

En un reciente artículo publicado por el diario español La Vanguardia, el vicepresidente de la Sociedad Española de Traumatología del Deporte, Jordi Ardevol, opinaba lo mismo: los casos de artrosis en personas que practican en forma inadecuada algún tipo de deporte son “un problema en aumento”.

¿La razón? Cada vez más gente practica deportes y lo hace sin tomar recaudos.

Sin embargo, ambos médicos aclaran que esto ocurre cuando los deportes no se practican en forma correcta y que los beneficios siempre son mayores a los costos .

Ortega Traverso señala que hay que estar atento a la primera señal que de el cuerpo: “Hay que cambiar el concepto antiguo de que un dolorcito podía aguantarse diez días. Mucha gente podría haber evitado una operación de cadera si hubiese consultado a tiempo”.

Fútbol y atletismo son dos de los deportes que más riesgo tienen. Por el contrario, el ciclismo y la natación son los más aconsejados para todas las edades y para todos los estados físicos.

“El deporte en sí es bueno, lo que hay que hacer es una diferencia entre los pacientes que tienen una alta exigencia deportiva –sostiene Ortega Traverso– con una sobrecarga mecánica sostenida en el tiempo y los que realizan una actividad en forma recreacional”.

El 15 por ciento de las personas tiene alguna deformación en la cadera. Si el deporte se realiza sin un control médico, sin un calzado adecuado, entonces muchas veces el ejercicio termina agravando esas complicaciones. “De lo que se trata es de no poner en riesgo las articulaciones ”, dice Ardevol.

Miguel Alemán, médico deportólogo, es más cauto en cuanto a la relación entre deporte y artrosis: “Es más bien una patología de la edad avanzada, del uso de las articulaciones a lo largo del tiempo que del deporte en sí. Se puede producir en los deportistas de alto rendimiento. Por ejemplo, vemos que los tenistas suelen tener artrosis de hombro o de cadera”. Alemán agrega que lo más importante es adecuar la edad con la intensidad del ejercicio : “Si uno corrió toda su vida puede seguir haciéndolo a los 60, pero tiene que entender que no va a poder ganar un maratón en dos horas”.

Fuente: Clarín

Print Friendly, PDF & Email

Comments