El Parlamento alemán aprueba rescate europeo de banca española

155
Compartir

La votación estuvo precedida de un acalorado debate en el que la mayoría de los oradores anticiparon su respaldo y algunos expresaron dudas acerca de los créditos. También se escucharon críticas y argumentos a favor de rechazar los créditos al sector responsabilizado por la actual crisis española.
El Parlamento alemán aprobó hoy por amplia mayoría el rescate con fondos europeos para recapitalizar la banca de España.

473 de los 583 diputados presentes en sesión extraordinaria en Berlín dieron el visto bueno a las ayudas de hasta 100.000 millones de euros que serán otorgadas a España a través del Fondo Europeo de Estabilización Financiera (FEEF). 97 se pronunciaron en contra y 13 se abstuvieron.

La votación estuvo precedida de un acalorado debate en el que la mayoría de los oradores anticiparon su respaldo y algunos expresaron dudas acerca de los créditos. También se escucharon críticas y argumentos a favor de rechazar los créditos al sector responsabilizado por la actual crisis española.

El gobierno alemán, a través del ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, urgió a los legisladores a mostrarse solidarios e hizo hincapié en que estaba en juego no solo la estabilidad de España sino la de toda la eurozona. «Ya la sola apariencia de que la solvencia de España está en peligro podría llevar a considerables efectos de contagio en la eurozona», advirtió Schäuble.

«España va por un buen camino hacia finanzas estatales sólidas», destacó el titular alemán de Finanzas, y en este contexto mencionó el paquete de recortes de 65.000 millones de euros anunciado por el gobierno de Mariano Rajoy y aprobado simultáneamente por el Congreso de los Diputados de España.

Schäuble aseguró que el Estado español responderá por las obligaciones derivadas de las ayudas a su atribulada banca. «España presenta la solicitud, España recibe el dinero para recapitalizar sus bancos y España responde como Estado por las ayudas del FEEF», insistió.

El ministro dijo que las condiciones de las ayudas eran «detalladas y precisas» y mencionó entre ellas las pruebas de estrés para cada banco por separado y que los bancos no viables deberán ser liquidados.

El jefe del grupo parlamentario socialdemócrata, Frank-Walter Steinmeier, no ocultó que muchos de sus correligionarios no veían con buenos ojos el rescate bancario, pero anunció que igualmente una mayoría apoyaría la decisión.

Steinmeier se pronunció a favor de «separar los riesgos de bancos y de los Estados, que los bancos asuman sus propios riesgos» y arremetió contra los ataques especulativos. «Los mercados financieros arruinan no solamente la economía real, sino también la democracia».

Sarha Wagenknecht, del Partido de la Izquierda, calculó que el rescate de los bancos españoles puede costar hasta 48.000 millones de euros al contribuyente alemán, cuatro veces el presupuesto para educación e investigación.

Wagenknecht acusó al gobierno de pregonar el capitalismo pero sin atenerse a las reglas de éste. «Si quieren el capitalismo en el ámbito financiero deben reconocer las reglas y una de las principales es que el inversor asume las obligaciones y no el contribuyente. Cada pequeño empresario tiene que asumir las consecuencias de sus fallos, pero esto no vale al parecer para los bancos».

El cristianodemócrata Manfred Kolbe, por su parte, fustigó el hecho de que ni siquiera los bancos españoles que gozan de buena salud como el Santander efectuasen contribución alguna al rescate como ocurrió hace tres años en Alemania, cuando los grandes bancos destinaron 8.500 millones de euros para el rescate del nacionalizado HRE.

«Por el bien de Europa tenemos que volver a la situación en la que cada uno asume su propia responsabilidad. Ni los en Estados Unidos responden unos por otros, ni entre los estados federados alemanes ni siquiera entre marido y mujer, ningún cónyuge debe responder por las deudas del otro, y es lo que estamos haciendo ahora en Europa», se quejó.

El jefe de la fracción parlamentaria de Los Verdes, Jürgen Trittin, recordó en dirección a Merkel que «España entró en crisis porque una explotó una burbuja y no por su cuota de endeudamiento, que es muy inferior a la de Alemania bajo la ‘canciller de la austeridad'».

Un total de hasta 100.000 millones de euros del fondo temporal de rescate FEEF serán puestos a disposición de España a condición de que sean reestructurados los bancos más golpeados por la burbuja inmobiliaria. El primer tramo de 30.000 millones de euros estará listo a finales de julio y será entregado sólo en caso de urgencia.

Mañana, los ministros de Finanzas de la eurozona suscribirán el llamado memorando de entendimiento que fija las condiciones de las ayudas y la rúbrica de España se espera para el 24 de julio. Alemania responde por un 29,07 por ciento.
por dpa

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments