En silencio, otro Hugo Moyano gana influencia en el ambiente sindical

222
Compartir

El otro Hugo Antonio Moyano le dicen Huguito. Todos lo llaman así. El diminutivo no le quita injerencia ni poder. Los dirigentes de otros gremios lo escuchan tan atentos como lo hacen con su padre. Tiene 28 años y es abogado laboralista. Es el hijo no mediático del jefe de la CGT, cada vez más influyente en decisiones políticas y sindicales trascendentes.

Huguito orquestó la estrategia legal que empujó a su padre a redoblar el desafió contra el Gobierno en medio del paro del transporte de combustible. Fue él quien convenció a Moyano que no había nada que temer ante las amenazas oficiales de aplicar la ley de abastecimiento. También fue Huguito el que instruyó de argumentos legales a su padre para rechazar la impugnación del Ministerio de Trabajo sobre la legalidad en el llamado a las elecciones de la CGT.

Ironías del destino: formado a las sombras del asesor legal cegetista, Héctor Recalde, Huguito comenzó casualmente a ganar protagonismo cuando se avivaron las diferencias entre su mentor y su padre por el enfrentamiento con la Casa Rosada.

Si bien Recalde no dejó de representar a la CGT ni de ser el apoderado legal de gremios aliados del moyanismo, la relación con el líder sindical ya no es la misma de siempre. El jueves pasado, Recalde estuvo en el comicio sindical de Ferro, pero no se quedó para el acto en el que Moyano volvió a cargar contra el Gobierno. Hasta ahora, el diputado logró hacer equilibrio a pesar de que su hijo Mariano, presidente de la estatal Aerolíneas Argentinas, fue quien acompañó al ministro Florencio Randazzo a la hora de denunciar penalmente a Moyano por la última huelga de los camioneros.

Huguito es hijo de Elvira Cortés, la segunda esposa de Moyano. Se crió en Mar del Plata y es el compinche perfecto de su hermano Facundo, que tiene un año menos que él. Fue el único de los hijos varones del camionero que se volcó por los libros y se graduó en la universidad. Pablo es dirigente del sindicato de camioneros; Facundo cursó un año de abogacía y luego se dedicó a la actividad sindical en los peajes y a la política, y Gerónimo tiene 12 años y aún no concluyó el colegio.

Huguito estudió abogacía en la Universidad de Mar del Plata y se perfeccionó con un postgrado en derecho laboral en la UBA. Trabaja en un estudio jurídico, junto con Juan Manuel Martínez Chas, otro abogado conocido en el mundo gremial. El año pasado, Facundo llevó a su hermano como asesor a la Cámara de Diputados. Es él quien diseña la letra chica de los proyectos de ley que el referente de la Juventud Sindical presenta en la Comisión de Trabajo.

«Puedo coincidir o no con su visión, pero ninguno de los planteos que hace son descabellados. Es respetuoso y se lo percibe preparado», lo describió Pablo Kleiman, asesor del diputado del FAP Víctor De Gennaro.

Casi como algo inevitable y natural, Huguito también avanzó en el área legal de Camioneros. Es uno más entre la tropa de abogados que se distribuyen las demandas del gremio. Pero también tuvo un progreso en el sindicato de peajes de su hermano Facundo. Quedó al frente de todas las causas que alguna vez llevaron adelante los camporistas Mariano Recalde o Julián Alvarez.

Por los pasillos de la Asociación de Abogados Laboralistas (AAL) no vieron muchas veces al joven Hugo Moyano. Alguien del ambiente afirmó que los abogados de la CGT dejaron de frecuentar la sede a medida que se agudizó la disputa con el Gobierno. En la AAL también hierve la interna sindical: hay defensores del camionero, antimoyanistas y profesionales que responden a las dos CTA.

Como su padre, la musa política de Huguito es Perón. Lo evoca en reuniones y filtra su doctrina en las explicaciones legales sobre la defensa a los trabajadores. Hasta apeló al peronismo durante un debate familiar para oponerse a la ley de matrimonio igualitario.

A diferencia de sus tres hermanos varones y de su padre, Huguito no es fanático del fútbol. Simpatiza con River y Alvarado, de Mar del Plata, sólo para no quedar afuera de las discusiones de los domingos. Pero hay otras cosas que lo distinguen: es cultor hasta el extremo del perfil bajo y puede pasar inadvertido por la calle.

EL PERFIL

HUGO MOYANO (H.)
Asesor legislativo y sindical
Profesión: abogado laboralista
Edad: 28
Origen: Mar del Plata
Es hijo del jefe de la CGT y en los últimos meses creció en influencia en el círculo de poder sindical. También asesora a su hermano Facundo.
..

Fuente: La Nación

Print Friendly, PDF & Email

Comments