Inicio Grales. Tras la inundación, reabre la biblioteca de la Legislatura

Tras la inundación, reabre la biblioteca de la Legislatura

Compartir

Hoy a las 9 de la mañana se reabrirá la Biblioteca ‘Esteban Echeverría’ de la Legislatura porteña. Hace un mes, era cosa de locos pensar que las puertas se abrieran al público. La culpa de todo la tuvo un tubo, o mejor, un caño, que se rompió en la madrugada del 11 de junio y que afectó 8.254 volúmenes que se encontraban en la sección dedicada a asuntos de Ciudad y Nación. El agua en su momento también afectó otras oficinas, entre las que se encontraba la sala de periodistas.

“Era increíble dejar que un lugar tan hermoso se perdiese,” dijo Cristian Ritondo, vicepresidente primero de la Legislatura, mientras caminaba por el salón y observaba a algunos ayudantes instalar unas computadoras, como parte del paquete informático que se implementará en la biblioteca.

Estas máquinas son parte de una serie de mejoras, entre las que se incluyen un detector de humedad , un creador de aire puro para el cuidado de los títulos más viejos y la digitalización de la colección del Tesoro, unos 2500 ejemplares de libros antiguos, entre los que hay ejemplares del siglo XVII, que deben ser manejados con sumo cuidado.

Aunque en su momento, las autoridades hablaron de 12 o 13 mil libros dañados, ayer la información oficial precisaba que los libros afectados fueron 8.254.

De ellos, explicó Ritondo, un total de 5.112 ejemplares fueron, literalmente, pasados por agua. De los ejemplares mojados, 3.462 pudieron secarse. Faltaba recuperar 1.650 volúmenes, que llevaron un trabajo que incluyó reencuadernación de textos. Quedan 100 títulos, a los que el agua les pegó más duro. De esos, 32 fueron publicados por organismos gubernamentales y se pueden restituir gratuitamente. Otros 44 ejemplares se encontraban repetidos en esa estancia y en el Centro Documental de Información y Archivo Legislativo (CEDOM). Los restantes 24 serán restituidos progresivamente.

Ninguno de los libros afectados es considerado irremplazable según el informe oficial .

Tanto Ritondo como la directora de la Biblioteca, María Victoria Villa, destacaron la labor de quienes ayudaron a sacar adelante la restauración. Un equipo de aproximadamente 100 personas, entre los que se contaban trabajadores de la biblioteca, estudiantes de Ciencias Políticas y voluntarios.

Fuente: Clarín

Print Friendly, PDF & Email
Compartir