Capturan a dos menores y un mayor por el crimen del joven apuñalado en Moreno

440
Compartir

El hecho ocurrió el domingo a la tarde cuando Nicolás Castillo de 18 años caminaba hacia la parada de colectivo y fue sorprendido por un grupo de jóvenes que aparentemente intentaron asaltarlo. Tras la detención de las tres personas, la policía busca a un cuarto sujeto que también habría participado en el hecho.

Dos menores y un mayor de edad fueron detenidos por la policía en el marco de la investigación por el homicidio de Nicolas Castillo asesinado el domingo en Moreno, informaron fuentes policiales a Online-911.

Así lo confirmaron allegados a la causa, quienes señalaron que durante un procedimiento realizado en el barrio Asunción de Moreno, fueron apresadas tres personas sospechadas de ser las responsables del hecho en que perdiera la vida el joven Castillo,

Las detenciones fueron efectuadas por personal de la DDI Mercesde quienes detuvieron a los tre ssujetos en una vivienda ubicada en la calle Arribeño del mencionado barrio del partido del oeste del conurbano bonaerense.

Los investigadores tratan de determinar si el menor de 17 años podría ser el autor material del crimen.

En tanto que los uniformados continúan con las tareas investigativas a fin de dar con un cuarto joven que también habría formado parte del grupo que atacó a la víctima.

Fuentes policiales informaron que, en base a la declaración de un testigo presencial del hecho, se sospecha que los autores materiales del asesinato fueron dos menores de edad, uno de ellos de pequeña contextura física.

Un jefe policial que participa de la pesquisa explicó que el hecho se produjo entre las 18.15 y 18.20 del domingo pasado, en Estanislao Zeballos e Hipólito Yrigoyen, a una cuadra de las vías y a cuatro de la estación de trenes de Moreno, en el noroeste del conurbano.

En ese momento, Castillo caminaba hacia una parada de colectivos porque tenía planeado ir a visitar a unos amigos en la vecina localidad de Paso del Rey cuando fue sorprendido por varios jóvenes que aparentemente lo amenazaron con un arma blanca y pretendieron robarle.

«Los delincuentes fueron entre dos y cuatro. Hubo dos que se le acercaron, pero se cree que había otros dos que los acompañaban a unos metros. Una de las hipótesis es que pretendieron robarle el celular y que el muchacho se negó a entregarlo», dijo el investigador consultado.

Sin embargo, los pesquisas no descartan otras hipótesis, como puede ser algún tipo de venganza barrial, ya que los testigos que declararon dijeron que parecía una pelea entre jóvenes que se conocían.

Se cree que Castillo comenzó a forcejear con sus agresores que lo apuñalaron en el pecho en dos oportunidades, tras lo cual, la víctima alcanzó a caminar unos metros y finalmente cayó desvanecida al piso.

Según el jefe policial consultado, Castillo recibió dos puntazos en el pecho a la altura del corazón y murió antes de que pudiera ser asistido por los médicos.

Además, el pesquisa afirmó que en poder del muchacho fallecido se encontró el teléfono celular, su billetera, dinero y sus documentos, por lo que los asaltantes no lograron robarle nada a su víctima.

Por su parte, los delincuentes abandonaron la escena del crimen a la carrera y, aunque algunos vecinos los persiguieron, finalmente lograron escapar.

Por otro lado, un testigo que dijo llamarse Héctor aseguró hoy a la prensa que los agresores actuaron de manera «muy impune» y que tras herir mortalmente a la víctima, uno de ellos «intentó sacarle las zapatillas» pero no lo logró.

El hombre recordó que vio el forcejeo y pensó «que estaban jugando de manos» y señaló: «En un momento lo veo al chico este que cae, les grité (a los agresores) y salieron corriendo, aunque el más petiso le quiso sacar las zapatillas».

El testigo afirmó que Nicolás «cayó desplomado» unos metros más adelante y que los agresores escaparon.

«No sé qué quisieron hacer, el celular lo tenía agarradito en la mano, no le sacaron nada», añadió el hombre, quien dijo que al igual que una vecina permaneció junto al joven herido mientras convulsionaba y perdía sangre en la calle, ya que la policía y la ambulancia «tardaron 15 o 20 minutos» en llegar.

Al ser consultado por los atacantes del joven, Héctor dijo que él vio a dos, que tendrían entre 15 y 17 0 18 años y que no daban la impresión de haber estado drogados.

Fuente: Online-911

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments