Al menos 48 muertos en una serie de atentados contra chiíes en Irak

229
Compartir

Al menos 48 personas han muerto y 105 han resultado heridas en una serie de atentados ocurridos en tres ciudades iraquíes este martes. El último de los ataques ha causado 40 muertes en la localidad de Diwaniya, según la agencia Reuters. Más temprano, un coche bomba y un artefacto explosivo causaron la muerte a cuatro personas en la zona de Fariha, cercana a la ciudad santa chií de Kerbala, mientras que otras cuatro fallecieron por el estallido de dos artefactos explosivos en Al Tayi, ubicada a 20 kilómetros de Bagdad, según informa la agencia Efe.

El atentado más mortífero se ha registrado en un mercado popular en pleno centro de Diwaniya, capital de la provincia de Qadesiyia, de mayoría chií. La explosión de un coche bomba ha dejado al menos 40 muertos y 75 heridos, aunque fuentes policiales han afirmado que el número de muertes podría aumentar por la gravedad de algunos heridos. El ataque, causado por un coche bomba, se produjo cerca de una mezquita en la que se reunían peregrinos antes de dirigirse a la ciudad de Kerbala a una celebración chií.

El primero de los atentados se produjo a siete kilómetros de Kerbala. Esa ciudad es estos días lugar de reunión de peregrinos chiíes, que conmemoran el aniversario del nacimiento de un importante imán de esa rama del islam.

En Al Tayi han fallecido cuatro personas y otras 10, entre ellas cuatro agentes, han resultado heridas por el estallido de dos artefactos explosivos. Fuentes policiales afirmaron que otros tres artefactos explosivos fueron desactivados en el lugar del ataque.

La mayoría chií de Irak controla hoy el Gobierno del país, encabezado por Nuri Al Maliki. El país vive un repunte de la violencia con frecuentes atentados dirigidos contra las fuerzas de seguridad y objetivos chiíes. Los ataques se han intensificado desde la retirada en diciembre pasado de las tropas estadounidenses y la emisión de una orden de arresto contra el vicepresidente Tareq al Hashemi, integrante de la minoría suní que controlaba el Gobierno en la época de Sadam Husein. El vicepresidente, refugiado en Turquía, está acusado de estar detrás de los “escuadrones de la muerte” contra figuras chiíes en Irak.

Al menos 237 personas murieron y 603 resultaron heridas durante junio, sobre todo, a causa de atentados con bomba dirigidos contra chiíes, lo que convierte al mes pasado en uno de los más sangrientos desde la retirada de las tropas norteamericanas, según informa Reuters.

Los ataques contra blancos chiíes amenazan con reavivar la violencia sectaria que causó la muerte a decenas de miles de personas entre 2006 y 2007. La rama iraquí de Al Qaeda ha reivindicado algunos de los atentados más recientes contra chiíes.

Fuente: El País

Print Friendly, PDF & Email

Comments