Cirigliano tendrá prisión domiciliaria, pero Ferrari seguirá detenido

226
Compartir

El juez Claudio Bonadio, que lleva adelante la causa por la tragedia de Once, resolvió darle ese beneficio al dueño de TBA por padecer una «afección cardíaca». En tanto, rechazó el pedido del presidente de la empresa que tenía la concesión de las líneas Sarmiento y Mitre.
Claudio Cirigliano, presidente de Cometrans, empresa que era controlante de TBA, fue sometido a una revisión por el cuerpo de peritos a raíz de una solicitud realizada por su abogado defensor. La conclusión de los médicos fue que el imputado en la causa necesita atención especial y contar con un centro asistencial cercano.

En los últimos días, Cirigliano estuvo en las instalaciones de la Gendarmería y ayer fue trasladado al hospital de Ezeiza para ser atendido por su problema de salud. Y allí permanecerá hasta que se completen los trámites para concretar su prisión domiciliaria.

El empresario es «un paciente cardíaco» que padeció una fibritis el viernes pasado y estuvo internado en el sanatorio Mater Dei, por lo que una vez que quedó detenido por orden del juez federal Nº 11 por «obstrucción» a la causa, su abogado Juan José Sforza solicitó prisión domiciliaria.

El martes 5, cuando Cirigliano estuvo frente al juez que investiga las causas de la tragedia ferroviaria de Once, dijo: «Ampliaré mi declaración cuando se requiera. Estábamos preparados para responder las preguntas que se me formularan… pero en la condición de salud actual que padezco, sumado a la circunstancia de mi detención, no puedo hacerlo plenamente».

En otro orden, el apoderado de TBA, Carlos Lluch, quedó detenido luego de que el juez entendiera que había ocultado información. El abogado fue la persona que presentó un escrito el mismo martes detallando los movimientos de documentación contable sensible, a entender del juzgado.

Lluch argumentó que, al día siguiente del anuncio en el que el Gobierno le quitaba la concesión de los servicios Mitre y Sarmiento, ellos retiraron los objetos de las instalaciones que pasarían a ocupar las autoridades de la Ugofe II.

En tanto, Carlo Ferrari, titular de TBA, sufrió un revés, ya que su pedido de excarcelación fue rechazado.
infobae.com

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments