Miles de egipcios pidieron la ejecución de Hosni Mubarak

113
Compartir

Los manifestantes se instalaron en la plaza Tahrir, en El Cairo, para exigir la máxima pena para el ex dictador, que recibió cadena perpetua. Cuestionan también la absolución en los casos de corrupción de seis funcionarios.
Los egipcios mostraban en la mítica plaza de la capital egipcia su rechazo a la sentencia contra Hosni Mubarak a cadena perpetua por haber ordenado la represión que causó la muerte de 850 personas durante las marchas por la Primavera Árabe.

Los manifestantes instalaron vallas y alambrados para evitar el paso del tráfico rodado en todos los accesos al lugar.

La televisión egipcia mostró imágenes del ex candidato presidencial Hamdin Sabahi(foto), considerado el aspirante de los revolucionarios, llegando a Tahrir a hombros de sus seguidores. El postulante no consiguió pasar a la segunda vuelta de los comicios -que se celebrará entre el 16 y 17 de junio- tras quedar tercero en la primera ronda, desarrollada entre el 23 y 24 de mayo.

Otro ex candidato, el izquierdista Jaled Ali, acudió a la protesta, tras encabezar una marcha, donde le recibieron los manifestantes gritando «Una sola mano».

En ausencia absoluta de fuerzas de seguridad, los egipcios cantaban consignas como «El pueblo quiere ejecutar a Mubarak» o «Nulo», en referencia al fallo del Tribunal Penal que absolvió al ex dictador y a sus hijos, Alaa y Gamal, de los cargos de corrupción al haber prescrito.

«No queremos problemas. Tenemos que protestar en la plaza y hacer oír nuestra voz por esta sentencia injusta e ilegítima», dijo a la agencia EFE Mohamed Alaa Mahfuz, uno de los voluntarios de la cadena humana.

El comerciante Yaser Ali, que llevaba una pancarta de protesta con las fotos de Mubarak y del candidato presidencial Ahmed Shafiq, explicó que se encuentra «desilusionado», porque, a su entender, el proceso fue «un juicio político y no justo». «Si Shafiq (último primer ministro del régimen) es elegido presidente, lo primero que hará será ponerlo en libertad», añadió.

Mubarak y su ministro de Interior, Habib Al Adli, fueron condenados a cadena perpetua tras ser hallados culpables de la muerte de manifestantes durante la revolución que terminó con la renuncia del gobernante en febrero de 2011.

La indignación en Tahrir también se enfocó hacia los seis asesores de Al Adli que fueron absueltos por el asesinato de manifestantes.

Por su parte, Amnistía Internacional (AI) calificó de «paso significativo» la sentencia pero criticó la absolución de otros implicados. A través de un comunicado, aseguró que el perdón del resto de acusados, incluidos altos mandos policiales, «deja a muchos esperando a que se haga justicia».

«Desde el principio hemos celebrado el juicio a Mubarak y al resto por su papel en la muerte de manifestantes», explicó Ann Harrison, vicedirectora para Oriente Medio y el Norte de África de AI. Sin embargo, subrayó, «el proceso y la sentencia dejaron a las familias de los que fallecieron y resultaron heridos sin descubrir lo que realmente sucedió y con la sensación de que no se hizo justicia».

Por ello, el organismo solicitó a las autoridades egipcias que pongan en marcha unacomisión imparcial e independiente para investigar las lagunas que el tribunal ha dejado sin resolver.
infobae

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments