El Gobierno calificó de «ridículas» las versiones periodísticas sobre una pesificación forzosa

220
Compartir

Varios funcionarios salieron a tratar de frenar el malestar por las restricciones cambiarias.
En un intento por evitar que se generalice el malestar contra las restricciones cambiarias, el Gobierno salió hoy a garantizar que no piensa avanzar mucho más sobre el dólar y negó un proyecto para pesificar la economía, aunque mantiene la prohibición casi total para comprar divisas.

Durante la jornada fue imposible comprar dólares en el mercado oficial, aún para personas que no habían adquirido billetes en lo que va del año, a pesar de que arrancó un nuevo mes, lo cual refleja la decisión de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner de mantener la medida que más rechazo genera entre sectores de la sociedad, y que derivó en la noche del jueves en cacerolazos.

Entre los funcionarios que salieron a negar una posible pesificación se anotaron el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, y el viceministro de Economía, Axel Kicillof, mientras el influyente secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, aseguró que el Ejecutivo nacional frenó «por un ratito» la demanda de dólares.

Después del cacerolazo en distintos barrios porteños, el Gobierno trató de bajarle un cambio a su embestida contra el dólar, aunque sigue sin liberar billetes verdes al mercado, y la AFIP no da explicaciones sobre cómo es posible que el 100 % de los potenciales compradores estén inhabilitados.

En este escenario complejo, Kicillof rechazó que el Ejecutivo nacional planee una pesificación compulsiva de los contratos y los créditos para «desdolarizar» la economía, como planteó -según dijo- «de manera estúpida y escandalosa» un diario porteño. «Es una nota sobre algo que no existe, una cosa de locos.

Un artículo tan estúpido y escandaloso», se quejó el influyente funcionario, en sintonía con la opinión de Abal Medina.

En una conferencia de prensa, Kicillof señaló que esa nota «se trata de un invento total para que algunos vivos se hagan una pequeña primavera».

«Esta nota de El Cronista no es más que una operación de prensa que a mí me hace quedar como una especie de mamarracho, porque se dice que estoy impulsando un proyecto» de desdolarización, enfatizó, aunque Abal Medina habló sobre la necesidad de «desdolarizar» la economía en su exposición ante el Senado.

Kicillof, economista estrella del gobierno cristinista, afirmó que «el proyecto es todo verso, es mentira», y agregó que «son sólo expresiones de deseo de quienes quieren que eso (por la pesificación) pase para ganar plata».

«Hay una intención especulativa de sectores que apuestan a la devaluación de la moneda», advirtió, al tiempo que consideró que «la compra de dólares funciona perfectamente».

«No ha pasado nada» en el mercado de cambios, pero «llama la atención el elevado componente político que tiene ésto», señaló el funcionario.

De todos modos, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) continúa rechazando la mayoría de las operaciones de compraventa de moneda extranjera que se gestionan por día.

Abal Medina, por su parte, calificó de «ridículas» las versiones periodísticas sobre una pesificación forzosa: «Estas cosas francamente no tienen ningún sentido», se quejó.

«Un plan secreto, circulando por todos los despachos, es una ridiculez, una absoluta locura, como esta idea de pegarle al viceministro de Economía permanentemente», enfatizó.

Según publicó el diario El Cronista, la Casa Rosada evaluaría una propuesta de Kicillof para lograr por ley la pesificación de los contratos comerciales y financieros y abolir los últimos artículos que subsisten de la ley de convertibilidad (en particular, el que prohíbe la indexación).

En la noche de este jueves, un ruidoso cacerolazo se registró en distintos barrios porteños y del norte del conurbano bonaerense, sobre todo después de que funcionarios nacionales admitieran que poseen ahorros en dólares, como el caso del senador Aníbal Fernández.

Fernández, habitual vocero de la administración kirchnerista, aseguró que guarda billetes estadounidenses, porque se le «antoja» y generó una polémica que lo llevó este viernes a pedir disculpas: «Me calenté y me equivoqué», se excusó.

Y consultado sobre el cacerolazo, ironizó: «La verdad no les presté atención. Estaba viendo ´Graduados´ y ´El hombre de tu vida´» por televisión. (NA)

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments