El escándalo de prostitución en el Servicio Secreto escaló el martes con la reveleción de que al menos 20 mujeres habían estado en habitaciones del hotel en compañía de agentes de EEUU y personal militar antes de que el presidente Barack Obama llegara para una cumbre con los líderes latinoamericanos. El jefe del Servicio Secreto indicó que le había referido el asunto a un investigador independiente del gobierno.

El director del Servicio Secreto Mark Sullivan, quien tuvo el martes varias reuniones con legisladores en el Capitolio, recibió numerosas preguntas sobre si las mujeres habían tenido acceso a información delicada que hubiera puesto en peligro la seguridad de Obama.

Sullivan dijo que los 11 agentes del Servicio Secreto y 10 efectivos militares bajo invetigación estaban contando historias distintas sobre quienes eran las mujeres. Sullivan ha enviado más investigadores a Colombia para entrevistar a las mujeres, dijo el representante Peter King, republicano por Nueva York y presidente de la Comisión de Seguridad Interna de la Cámara.

“Algunas (de las mujeres) han admitido que son prostitutas, otras dicen que no, que solo son mujeres que ellos conocieron en el bar del hotel’’, indicó King en una entrevista. Sullivan declaró que ninguna de las mujeres, que tuvieron que entregar una identificación en el hotel, eran menores. “Pero, fueran prostitutas o no, llevar a un extranjero a una zona segura es un problema’’.

“Esto pudo haber sido desastroso’’, dijo King.

El escándalo se ha convertido en un momento embarazoso para Obama, durante este año de elecciones. Obama, quien afirmó que confía en el jefe del Servicio Secreto, ha dicho que se enojará si las acusaciones prueban ser ciertas.

En la Casa Blanca, Obama, al ser interrogado al terminar un evento en el Jardín de las Rosas sobre si creía que Sullivan debía renunciar, el Presidente rechazó responder. Posteriormente su portavoz dijo que Obama tenía confianza en el jefe del Servicio Secreto.

A lo largo del día, el director del Servicio Secreto dijo a los legisladores que 11 integrantes de su agencia se reunieron con 11 mujeres en un hotel en Cartagena y más mujeres extranjeras se involucraron con personal militar estadounidense.

“Veinte o 21 mujeres extranjeras fueron llevadas al hotel”, dijo la senadora republicana Susan Collins, de la Comisión de Seguridad Interna de la cámara alta, que le reportó Sullivan.

Mientras tanto, Sullivan dijo al presidente del Comité de Seguridad Nacional del Congreso que los 11 agentes y oficiales del Servicio Secreto contaron historias diferentes a los investigadores sobre las mujeres. Sullivan envió a más investigadores a Colombia para que entrevisten a las mujeres, dijo el representante republicano Peter King.

elnuevoherald.com