La clase política española despide a Manuel Fraga, un «servidor del Estado»

114
Compartir

Madrid,.- La Casa Real, la clase política y el gobernante Partido Popular (PP) de España dieron hoy su último adiós al histórico dirigente conservador Manuel Fraga, un «gran servidor del Estado» de quien valoraron su papel en la Transición a la democracia y su relevancia en el diseño de un partido fuerte de centro-derecha.

Tras sesenta años dedicado a la política, Fraga murió tras haber ocupado cargos en la dictadura franquista (1939-1975), la Transición y la democracia y habiendo fundado el conservador Partido Popular (PP), que vuelve a gobernar en España desde hace apenas un mes.

Pese a su intención de seguir en la política «hasta el último suspiro» y de morir «con las botas puestas», en septiembre de 2011 Fraga, de 89 años, decidió poner fin a su actividad y dejó su cargo de senador el 20 de noviembre, día de las elecciones generales.

Hoy la Casa Real y la clase política española valoraron su contribución al frente de la derecha durante la Transición a la democracia en España tras la dictadura de Francisco Franco.

Los reyes Juan Carlos y Sofía y los príncipes de Asturias enviaron sendos telegramas de condolencia a la familia de Fraga, en los que destacan su condición de «gran servidor del Estado», su labor en la Transición a la democracia, su lealtad a España, su formación intelectual y su cariño a Galicia, su región natal.

Los monarcas españoles también visitaron la capilla ardiente de Fraga, que está instalada en el domicilio madrileño del fallecido por expreso deseo de su familia.

El Gobierno regional de Galicia declaró tres días de luto oficial por el fallecimiento del veterano político, que presidió esta comunidad autónoma del norte de España durante 16 años (1989-2005).

Fraga, una figura clave en la historia reciente española y uno de los padres de la Constitución de 1978, fue uno de los políticos más grandes del siglo, según el presidente del Gobierno español, el conservador Mariano Rajoy, del PP.

Rajoy destacó la trayectoria académica, profesional y política del presidente fundador del Partido Popular, de quien dijo que fue un «hombre clave de la Transición española».

En un sentido similar se expresó el exjefe del Ejecutivo español y presidente de honor del PP, José María Aznar, quien también elogió al político gallego, del que aseguró que «nuestra historia democrática no se puede contar sin la suya».

El anterior presidente del Gobierno y secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), José Luis Rodríguez Zapatero, resaltó la contribución del político conservador a la consolidación de la democracia española.

El ministro de Justicia y exalcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, tuvo un recuerdo emocionado y agradecido hacia el que considera su «padre político» pues «antepuso siempre su amor y lealtad a España a cualquier tipo de interés personal».

El presidente del Gobierno regional de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, que sucedió a Fraga al frente del PP gallego en 2006, subrayó el papel del fallecido en la modernización de la región.

«Nuestra Galicia no se puede entender sin Fraga, no solo porque es el padre político de la Galicia moderna y del bienestar. Más allá de los logros en los 16 años que gobernó, nos legó algo mucho más importante, que Galicia creyera en sí misma», señaló.

El presidente del Senado, Pío García Escudero, se centró en la labor de servicio a España prestada por Fraga y recordó su última etapa en política, en la Cámara alta del Parlamento español, a la que se incorporó en «un buen ejercicio de humildad».

Tan querido como odiado, todos los políticos destacaron la capacidad política de Fraga, que fue ministro de Información y Turismo entre 1962 y 1969, durante la dictadura.

Santiago Carrillo, el histórico dirigente del Partido Comunista Español, consideró que la historia y vida de Fraga «son muy contradictorias» y que aunque tuvo «cierta capacidad de adaptarse a los tiempos», al comienzo de su carrera política fue «muy de derechas, autoritario».

Miguel Roca y José Pedro Pérez Llorca, otros dos «padres» de la Constitución, calificaron de «decisiva» su contribución a la redacción del texto y destacaron su papel en la historia de España.

Fraga nació el 23 de noviembre de 1922 en Villalba (Lugo, Galicia), la misma tierra a la que mañana será trasladado el féretro con sus restos mortales.

Concretamente, el féretro llegará a Perbes, en la provincia gallega de La Coruña, donde solía pasar sus veranos junto a su esposa, ya fallecida. Tras el funeral, Fraga, por expreso deseo suyo, será enterrado en esta localidad gallega.

Fuente: EFE

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments