Bancos negocian líneas en dólares del exterior

115
Compartir

Ante la necesidad de mantener abierta la ventanilla para la prefinanciación de exportaciones, los bancos privados ya arrancaron negociaciones para asegurarse las divisas que precisarán para continuar abasteciendo financieramente a las empresas.

El Gobierno había reclamado la semana pasada que no se corten esas líneas, pero a las propias entidades les interesa mantenerlas, ya que se trata de atender a sus clientes corporativos. La demanda más fuerte llegará en el primer trimestre del año próximo.

La provisión de dólares que se negocia con distintos bancos corresponsales en el exterior es, por supuesto, más cara que el fondeo que mantenían las entidades hasta ahora. Sucede que los depósitos en moneda extranjera sumaban hasta fines de octubre u$s 15.000 millones, de los cuales aproximadamente la mitad se había prestado y la otra mitad permanecía inmovilizada en el BCRA. Por ese fondeo, los bancos pagaban una tasa que no superaba el 0,5% anual, lo que les permitía prestarlo al 3% o 4%.

Pero las líneas del exterior son lógicamente más caras. Se estima que la tasa para recibir dólares a seis meses estaría en torno a Libor más el 2,5% anual, lo que equivale a alrededor del 4,5%. Por lo tanto, el prefinanciamiento para exportaciones resultaría sustancialmente más caro, debido a que el fondeo se volvió mucho más costoso.

Alarma

La necesidad de salir a buscar fuentes alternativas para fondearse en dólares surgió por el retiro de depósitos en esa moneda que se viene produciendo desde que la AFIP implementó nuevas medidas que volvieron más difícil la compra de divisas. La alarma generada entre los ahorristas llevó a un retiro superior a los u$s 1.600 millones en las dos primeras semanas de dicha decisión. Sin embargo, en esta tercera semana la salida se estaría reduciendo en forma sustancial, aunque el goteo no se detuvo del todo.

Considerando lo que ya salió y la sensibilidad sobre los depósitos en moneda extranjera, varios bancos decidieron curarse en salud: utilizarán esos recursos con cuentagotas y optarán por financiarse todo lo que resulte posible con líneas del exterior. La prefinanciación que se efectúe con recursos propios, que es la más barata, quedaría reservada para las pyme, tal como solicitaron la semana pasada la titular del BCRA, Mercedes Marcó del Pont, y el ministro de Economía, Amado Boudou.

El Central también ofreció la posibilidad de brindar adelantos en dólares a los bancos que lo requieran. Pero este tipo de línea tiene dos problemas: el plazo es de 30 días (luego hay que solicitar la renovación) y ningún banco quiere ser el primero en pedirla, porque despertaría la alarma entre los inversores. Sucede algo parecido con los redescuentos: en general terminan siendo un verdadero salvavidas de plomo para aquellas entidades que los precisan.

«Sabíamos que había que tener cuidado con los depósitos en dólares, porque en la Argentina nunca se sabe cuándo puede desatarse una crisis. Por eso se definieron políticas extremadamente prudentes con esos fondos», definió el gerente general de un banco extranjero. Justamente, los bancos de capital internacional fueron los que más sufrieron el retiro de fondos, básicamente porque su universo de clientes fue el que más rápido se alarmó por las medidas de la AFIP. En cambio, los bancos estatales sufrieron un drenaje mucho menor. Algunas ideas preliminares que esbozan algunos banqueros analizan la posibilidad de que en el futuro sólo pueda tomar depósitos en dólares la banca pública. Pero no parece la opción más recomendable ni tampoco la más fácil de implementar, ya que estaría diferenciando entre bancos de capital privado y el resto.

Autor de Nota: Diario Ámbito Financiero

Print Friendly, PDF & Email

Comments