Arranca hoy (21/10) el juicio al Rey de la Efedrina y al padre del actor Mariano Martínez. Es el tercero del año. Lo acusan de proveer a mexicanos en un laboratorio del Gran Buenos Aires. Junto a él juzgan a su mujer, al padre del actor Mariano Martínez y a un presunto líder mexicano del grupo.
Un nuevo juicio oral contra Mario Roberto Segovia comenzará hoy en el Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº 4 de San Martín, en la provincia de Buenos Aires. Se trata de una causa muy compleja en el marco varias otras que involucran al rosarino por contrabando de efedrina. En este caso, el llamado “rey de la efedrina” será juzgado junto con otros once imputados por infracciones a la ley de estupefacientes y al código aduanero. En este trámite Segovia llega procesado como presunto proveedor de insumos para preparar drogas sintéticas de un grupo de mexicanos que también se sentarán en el banquillo de los acusados.

Festival de juicios. El debate comenzó hoy, a partir de las 9 de la mañana, y se desarrollará un solo día por semana, ya que varios de los imputados —además de Segovia— están afrontando diversas causas en otros tibunales. Esto exigió combinar los horarios en los que estarán disponibles para responder por estos cargos. Así, las audiencias se realizarán los viernes por lo cual, teniendo en cuenta la complejidad de la causa y los cerca de 150 testigos que pasarán por el estrado, se estima se prolongará como mínimo hasta abril de 2012.

Segovia está acusado de ser “jefe u organizador de asociación ilícita” y se le atribuye comprar grandes cantidades de efedrina a droguerías a través de distintas farmacias que luego volcaba al mercado ilegal. Junto a él estará sentado el mexicano Jesús Martínez Espinoza, también acusado de comercialización y tráfico de materias primas para la elaboración de estupefacientes. Martínez Espinoza había sido detenido en un hotel de Asunción, en Paraguay, por orden del juez de Zárate-Campana Federico Faggionatto Márquez, quien tuvo a su cargo la instrucción de la causa y luego fue destituido de su cargo por mal desempeño. No obstante las instancias judiciales superiores confirmaron la validez de lo investigado por Faggionatto.

Otro de los imputados es Ricardo Martínez, padre del actor Mariano Martínez, quien está actualmente preso en el penal de Ezeiza y llega al debate oral acusado de ser partícipe necesario del contrabando de efedrina. A Martínez le adjudican haber ayudado en la logística del envío de metanfetaminas a México en forma de encomiendas y colaborado para lavar el dinero que ingresaba a la organización producto de la venta ilícita.

También será juzgado otro ciudadano mexicano, Fernando Ventura García; la esposa de Segovia, Gisela Itatí Ortega y el empresario rosarino Rubén Alberto Galvarini. El resto de los acusados a sentarse en el banquillo son Pedro Díaz Cavero, Gonzalo Ortega, Horacio Jorge Quiroga, Antonio Moreno, Walter Garrido y Rodrigo Pozas Iturbe.

Cuatro jueces. A raíz de lo extenso que puede resultar el juicio, en este caso Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº 4 de San Martín estará integrado por cuatro jueces. El debate será presidido por María Lucía Cassain, a quien acompañarán Alejandro de Korvez, Lidia Soto y Elbio Osores Soler (éstos dos miembros habituales del Tribunal Federal Nº 3 de la misma circunscripción).

Se presume que durante la jornada de hoy, no habrá tiempo para otra cosa que no sea la lectura de tres documentos muy extensos que insumirán todo el tiempo: los requerimientos de fiscales y querellantes, así como del auto de elevación a juicio por parte de los jueces federales de Zárate-Campana que tuvieron a cargo la instrucción de la causa.

En Comodoro Py Segovia está siendo juzgado en otros dos casos desde julio pasado. El trámite tiene lugar en el Tribunal Oral en lo Penal Económico Nº 2 de Buenos Aires por el contrabando de una partida de 294 kilos de efedrina a México disimulados en un embarque de azúcar. En esta causa, junto con Segovia están acusados los comerciantes villagalvenses Rubén Alberto y Rubén Darío Galvarini (padre e hijo)

En ese mismo tribunal se inició, en septiembre de este año, un segundo juicio por la presunta importación ilegal desde Francia de dos sustancias tóxicas —la ricinina y la aconitina— que pueden usarse como precursores químicos para la fabricación de drogas. En este caso, en el que se le imputa haber recibido esas sustancias por correo bajo la falsa identidad de un preso, fue procesado por el juez federal porteño Ezequiel Berón de Astrada.

La causa que llega a juicio hoy es la más resonante de todas las que implicaron a Mario Segovia.Según tres jueces federales de instrucción distintos, Segovia utilizaba un DNI con identidad falsa a nombre de Héctor Germán Benítez, que es un interno del penal de Sierra Chica, alojado desde 2003 por robo. Con ese mismo documento, el ahora detenido compraba legalmente efedrina que luego enviaba a los carteles mexicanos, según confiaron fuentes oficiales.

La investigación se había iniciado en septiembre de 2006, cuando en una encomienda aérea que llegó Ezeiza se detectaron 500 gramos de recinina, sustancia prohibida y tóxica que es usada para “ataques biológicos”. La encomienda tenía como destinatario a Benítez, pero luego se supo que el verdadero destinatario era Segovia. En el paquete se daba como domicilio una oficina en Rosario.

TAGS: