Tanques en la ciudad siria de Homs y manifestaciones pese a la prohibición

219
Compartir

DAMASCO — Varios tanques entraron este viernes en Homs, la tercera ciudad de Siria, mientras varios miles de opositores al régimen de Bashar Al Asad se manifestaban en varios lugares del país, desafiando la prohibición dictada por el ministerio del Interior.

Según un militante de derechos humanos en Homs, una importante ciudad industrial a 160 kilómetros al norte de Damasco, los tanques ingresaron en la ciudad y tomaron posiciones en varios lugares del centro y de barrios periféricos, entre ellos Baba Amr y Deir Baalba.

Los servicios de seguridad, con altavoces colocados en camionetas, exhortaban a los habitantes que participaron en las manifestaciones a rendirse en la comisaría de su barrio “si no quieren ser detenidos y castigados”. También instaban a los comerciantes a volver a sus casas y a los habitantes a no salir.

Según Najati Tayara, otro militante, “decenas de personas fueron detenidas en la noche del jueves al viernes en varios barrios de la ciudad”.

Según unos militantes, unas manifestaciones que congregan a más de 2.000 personas cada una empezaron este viernes en Qamishli, Amuda y Al Dirbasiyé, en las regiones con mayoría kurda del norte del país, pese a la prohibición del régimen.

El ministerio del Interior pidió en un comunicado a la población que se abstuviera de participar en manifestaciones o “sentadas”, para que se restablezcan la “estabilidad” y la “seguridad”, y para “ayudar a las autoridades a cumplir con su misión”, según un comunicado citado por la agencia oficial Sana.

Pero los opositores al régimen sirio de Al Asad mantuvieron su llamamiento a nuevas manifestaciones este viernes. “Hoy es el viernes de desafío. Es un mensaje a todos los que son conscientes de la situación. No nos moveremos. Nos sacrificaremos por la libertad, la dignidad y el orgullo (…)” afirma el texto colgado en el sitio ‘The Syrian Revolution 2011’, creado por jóvenes militantes.

En el sur de Damasco, el ejército proseguía su retirada de la ciudad de Deraa, epicentro de la protesta contra el régimen, según indicó un alto responsable del ejército. “Durante toda la noche, (las tropas) se retiraron de Deraa y hoy siguen haciéndolo” declaró a la AFP el general Riad Haddad, director del departamento político del ejército. El ejército había ocupado la ciudad para acabar con las protestas iniciadas el 18 de marzo.

“Los habitantes estabam satisfechos con el despliegue del ejército que volvió a traer seguridad” a Deraa. “Los (francotiradores) apostados en los tejados disparaban contra la gente”, añadió el general, que informó de que 600 personas fueron detenidas en Deraa desde el ingreso del ejército, el 25 de abril.

Desde que se iniciaran en el país las protestas, al menos 8.000 personas han sido arrestadas en Siria, según la organización Insan.

El ministerio afirmó por su lado este viernes haber “liberado a 361 personas que se rindieron a la policía”.

El lunes, había pedido a los “ciudadanos que participaron o cometieron actos contrarios a la ley (…) que se rindieran antes del 15 de mayo y entreguen sus armas a las autoridades competentes”.

En Bruselas, la Unión Europea debía decidir si adoptaba sanciones contra Siria que afecten, o no, directamente a su presidente, un punto que aún es objeto de debate entre los 27 estados miembros, según los diplomáticos. “Un punto está aún pendiente de ser decidido: la presencia o no de Bashar Al Asad” en la lista de personas afectadas por congelación de haberes o prohibiciones de visado, explicó a la AFP un diplomático europeo.

Print Friendly, PDF & Email

Comments