Casi se duplicaron las estafas en los alquileres turísticos para la temporada de verano

124
Compartir

Los casos aumentaron de 89 en 2009 a 154 en lo que va de 2010. La mayoría se producen en la Costa Atlántica. En general, ofrecen propiedades atractivas a muy bajo precio. Recomendaciones para no ser víctimas de estos engaños

Con el auge de las operaciones a través de Internet también parecen crecer los riesgos que ese tipo de operatoria trae aparejado. Y el caso de las reservas de alquileres para la temporada estival que se aproxima no es ajeno a esta situación.

Según informa el diario Clarín, las estafas en los alquileres turísticos para el verano que comienza creció un 70% con respecto al año pasado, generando un perjuicio muy grande para aquellos que «caen en la trampa».

La operatoria de los estafadores es sencilla: a través de cualquier sitio web de anuncios clasificados, ofrecen propiedades atractivas a un precio más bajo que el que estipula el mercado. Una vez hecho el contacto, el requisito final para la reserva es un depósito bancario del 50% del valor total del alquiler.

Los inconvenientes comienzan cuando, hecho el depósito, los supuestos locadores dejan de dar señales de vida, sea a través de la red o telefónicamente.

Según informó la Asociación Argentina de Derecho del Turismo (AADETUR) en 2010 esta entidad ya recibió 154 denuncias por estafas de este tipo, contra las 89 del año pasado y las apenas seis de 2007. La mayoría de las estafas se dan con inmuebles de la Costa Atlántica. Del total de denuncias, 122 corresponden a esta zona; 19 a Brasil; ocho para Córdoba; tres a Bariloche; y dos para Capital.

En Mar del Plata hay dos casos paradigmáticos: “Administración Ferreyra” o “Arenas”. Según los registros de AADETUR, 88 de las 154 denuncias corresponden a estafas de estos supuestos locadores. Gracias al accionar de varias de las víctimas, debieron dar de baja la página y los teléfonos con los que se manejaban. Sin embargo, no existe ninguna causa penal en su contra.

En general, las propiedades que se ofrecen no existen. Por eso, la principal recomendación para evitar ser víctimas de estos estafadores es asesorarse de la existencia del inmueble, y de la trayectoria e idoneidad de quienes aparecen como intermediarios. Y tener presente que, la mayoría de las veces, lo barato sale caro.

Fuente: Infobae

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments