La suma total del recorte asciende a cien millones de pesos. El ministro de Salud del PRO, Jorge Lemus, justificó la decisión diciendo que sólo un 15% de las consultas fueron hechas por porteños, y que el resto de los pacientes son de otras jurisdicciones. Amplio rechazo de los legisladores.

El ministro de Salud de la ciudad, Jorge Lemus, admitió que se destinarán 100 millones de pesos menos al Hospital Garrahan, y lo justificó diciendo que “los porteños realizaron sólo un 15% de las consultas durante el año pasado. El resto fue destinado a atender a pacientes de otras jurisdicciones”. Sus declaraciones fueron vertidas ante la Legislatura porteña, durante la defensa del presupuesto de su cartera para 2011, que llegará a casi 5000 millones de pesos.

“No es que queremos ahorrar plata; queremos ser más solidarios con otros hospitales que sí son más utilizados por los residentes de la ciudad”, agregó Lemus. El centro de salud pertenece por ley en partes iguales a la Nación y a la ciudad. De los 360 millones de pesos que el consejo de administración del Garrahan le solicitó abonar a las partes, el Ejecutivo porteño resolvió enviar sólo 260 millones.

El presidente de la Comisión de Salud, Jorge Selser (Proyecto Sur), indicó a Tiempo Argentino que “es injustificable, no lo aceptó nadie. Hay un signo discriminatorio, y además existe una legislación vigente que dice que la ciudad tiene que aportar la mitad.”

Los trabajadores de la salud, que ayer realizaron un paro de 24 horas en reclamo de aumento salarial y mejoras edilicias, también rechazaron la decisión del macrismo. “Tenemos la concepción del hospital público y universal. No podemos estar pensando dónde vive el paciente, si es de la provincia o no. El hospital debe ser solidario y abierto a la comunidad”, manifestó a este diario el secretario general de ATE, Rodolfo Arrechea.

Sobre la medida de fuerza, realizada en 8 hospitales, informó que hay grandes posibilidades de que el lunes se decida un nuevo paro para la próxima semana, esta vez de 48 horas, y que abarque los 25 hospitales del distrito. Arrechea agregó: “Es muy grave el estado del Rivadavia, el Udaondo sigue sin gas. Además, queremos frenar la ola de jubilaciones masivas en hospitales, que supera las dos mil en los últimos seis meses. Y no reponen personal. Están desmantelando los hospitales.”

Al 30 de septiembre, la ejecución en Infraestructura y Equipamiento de Salud fue de sólo un 48%, y respecto de 2007, el número de camas disminuyó un 13%. A estos reclamos, los legisladores opositores agregaron el bajo porcentaje (0,6%) destinado para 2011 a “actividades de promoción, prevención y recuperación de la salud”, en el actual marco del aumento de mortalidad infantil en la ciudad, sobre todo en la zona sur. Y resaltaron el pago de sobreprecios en la compra de medicamentos e insumos.

La empresa Progen es la única encargada de comprar y distribuir medicamentos por un sistema de compra abierta, que abarca el 40% de los insumos, y a la cual se le pagan sobreprecios, según denunciaron, de hasta el 70%. Para Aníbal Ibarra, es el presupuesto para Salud más bajo en los últimos 5 años. “Mientras en 2005 se destinó un 23% a Salud, en 2011 no llegará a 20%.” Selser concluyó: “El presupuesto fue copiado del año pasado, con las mismas metas y consideraciones teóricas. Lo que hicieron fue copiar y pegar.”
Fuente: www.agenciacna.com