Los límites a Kirchner

104
Compartir

El vicepresidente ha vuelto a definir, como 27 meses atrás, una votación clave en el Senado en contra del oficialismo. Es la segunda vez en la historia que un vicepresidente vota en contra del presidente, siendo Julio Cobos en ambos casos el protagonista. Pero ahora, el efecto será seguramente diferente.

Entonces, el voto no positivo proyectó a Cobos como la figura opositora con mejor imagen. Ahora, puede posicionarlo mejor en la interna que libra con Raúl Alfonsin por la candidatura presidencial de la UCR en el marco del Acuerdo Cívico y Social.

Quizás en esta oportunidad sea más relevante el efecto institucional. Ya la semana pasada, el Ejecutivo fue derrotado por la oposición al sancionarse la ley de glaciares, que la Presidenta ha decidido ahora no vetar. La aprobación del proyecto que otorga el 82% móvil del salario mínimo a las jubilaciones mínimas, es la segunda derrota del kirchnerismo en el Congreso, la que probablemente lo obligará a vetar, algo que complicará los planes del oficialismo para captar el voto de los jubilados y provocará problemas en sus aliados sobre la izquierda.

La oposición ha comenzado a mostrar así gracias al desempate de Cobos, que puede producir hechos concretos, lo que no ha sucedido hasta ahora en los diez meses transcurridos desde que asumieron los legisladores electos el 28 de junio de 2009. La ley de glaciares es importante, pero el 82% móvil tiene un impacto político y social mucho mayor y además obligará al Ejecutivo al veto.

El Congreso ha comenzado a poner así un límite al Ejecutivo, pocos días después que la Suprema Corte lo hiciera al fallar en contra el oficialismo al establecer que no está vigente el plazo de un año para que los multimedios vendan licencias de radio y televisión y al negar al Secretario de Comercio Guillermo Moreno, la posibilidad de congelar el precio del combustible a la empresa Shell.

Los limites que están imponiendo los poderes Legislativo y Judicial se producen al mismo tiempo que el peronismo da señales de independencia respecto a Néstor Kirchner. Si el Ejecutivo ha perdido la votación que Cobos desempató es porque ahora ya no tiene la capacidad política que hasta hace pocos días tenía para manejar senadores dubitativos.

Pero ha sido la afirmación pública de Daniel Scioli de que puede ser candidato presidencial en 2011, cuando al mismo tiempo Kirchner tiene instalada la propia candidatura, lo que ha impuesto un tercer límite en lo político.

En conclusión, el primer desempate de Cobos en el conflicto del campo, lo benefició políticamente, el segundo quizás vale más por su efecto institucional, al mostrar que la oposición en el Congreso puede resolver cosas, poniendo un límite a Kirchner, al mismo tiempo que lo hace la Corte y el PJ.

El autor es director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría

Fuente: Por Rosendo Fraga / Especial para lanacion.com

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments