Minería destrona al vino en Cuyo

320
Compartir

Los resultados de la minería modificaron la línea económica de San Juan, y amenaza con provocar lo mismo en Mendoza, aunque no contrarrestar a las actividades principales tradicionales.
Tanto Mendoza (70%) como San Juan (21%) son las provincias que concentran el 90 por ciento de las hectáreas de viñedo del país, ya que la uva representa el cultivo fundamental de cada región.

Asimismo, las políticas públicas y privadas de esas provincias están más inclinadas al mercado internacional que al interno, por lo que hacen que el mundo vea estas tierras y las reconozca por sus reconocidos vinos. Dado esto, desde hace muchos años, la matriz exportadora de estas provincias en conjunto es liderada por la producción vitivinícola. Sin embargo, Mendoza fue la que se llevó, tanto por la excelencia de sus vinos como por tener una mayor capacidad de elaboración el mayor reconocimiento.

Por esta razón, San Juan quizás modificó su perfil productivo y ahora es más reconocido mundialmente como una provincia minera. No obstante, lo consiguió por la potencialidad constante de sus recursos que, sumada a los precios alcanzados por los metales durante los últimos diez años, convirtió en altamente rentable la explotación de las minas de oro.

No así, la flamante Ley Nacional de Protección de Glaciares pone en riesgo el futuro sanjuanino, aunque es difícil calcular aún hasta dónde llegarán los perjuicios que incidirá sobre el desarrollo de la actividad la nueva norma.

Por otro lado, Mendoza, que tiene el yacimiento más grande de Sudamérica, atrajo grandes capitales y en tres años comercializará en el exterior casi un 40% más de fertilizantes que vinos.

Esta estimación, al parecer, no fue alterada con el cambio que, sobre la marcha, desde el Congreso Nacional se decidió que se aplique a las reglas de juego. Como lo sostuvo la Secretaría de Medio Ambiente de la provincia, el proyecto Potasio Río Colorado, el único emprendimiento minero que ya está aprobado y en ejecución, no está instalado en una zona glaciar o periglaciar.

La compañía estatal de Brasil Vale do Rio Doce inició la construcción de la mina, lo cual demandará tres años de trabajo y u$s 3.500 millones, en Malargüe. Desde 2013, Brasil importará casi todo el cloruro de potasio, al que tildaron de ingrediente fundamental para enriquecer sus tierras para la agricultura.

El ejemplo de San Juan ilustra,más allá de las divergencias, lo que posiblemente suceda en Mendoza. La mina de oro Veladero, trabajada por la firma canadiense Barrick Gold, modificó la mayor parte de los indicadores económicos y sociales de la provincia desde el inicio de su construcción entre 2003 y 2005.

Para la Cámara Minera de San Juan, Veladero instó un escenario de mayor estabilidad para la provincia, por cuanto diversifica su matriz productiva. Esto se aprecia en las tendencias positivas del trabajo, en los indicadores sectoriales de la economía y en las recaudaciones tributarias locales.

«Las actividades de Veladero, que consideró cerca de u$s 600 millones de inversión inicial, en el período 2005-2007, equivalen a un 23% del PBI de la provincia, considerándo efectos directos (10%) e indirectos (13%)», detalla la entidad empresarial. «Su producción representa un 47,6% de las exportaciones provinciales, lo que posiciona a San Juan entre las cinco provincias de la Argentina con mayor industrialización (desde el punto de vista de las exportaciones industriales)», completa.
Fuente: 26noticias

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments