QUIEREN TRASLADAR LOS RESTOS DE SAN MARTÍN

509
Compartir

Un proyecto de ley, del diputado nacional socialista Roy Cortina, promueve el traslado de los restos de San Martín, actualmente depositados al costado de la catedral metropolitana, al cementerio de la Recoleta. LA ACADEMIA ARGENTINA DE LA HISTORIA SE OPONE AL TRASLADO DE LOS RESTOS DEL GENERAL JOSÉ DE SAN MARTIN Y REPUDIA EL PROYECTO DE LEY QUE PROPONE SU ENVIO AL CEMENTERIO DE LA RECOLETA

El brazo extendido del prócer, señalando el oeste con la punta del legendario sable corvo, como si marcara el sendero de la cordillera y el camino de la libertad. Así lo tiene presente la imaginación del pueblo argentino, así se lo ha venerado en los monumentos que perpetúan sus hazañas.

El juicio unánime de la historia lo ha consagrado Padre de la Patria; su aureola de héroe protege las fortalezas de la nación, los buques de guerra, los aviones que desafían la inmensidad del cielo. Aunque le sobraban razones para sentirse superior, la modestia de su austera dignidad lo hizo humilde y quizás, paradójicamente, más inmenso aún. ¿Podía la vana soberbia mortal de todo ser humano vencer ese recato natural en él y reclamar en su manda testamentaria que su corazón reposara en la Catedral Metropolitana?

No habría sido el General San Martín si lo hubiera hecho; ese reclamo no podía haber salido nunca de la pluma del Libertador de medio continente cuya templanza fuera tan célebre como su valentía.

Sus restos llegaron al país el 28 de mayo de 1880. Su amada patria estaba a punto de desangrarse otra vez más, como tantas veces en el pasado; sus hijos empuñaban las armas preparando un encuentro fraticida. Por un momento pareció que el desencuentro quedaba superado: formaron los adversarios para honrar el regreso al país de los despojos fúnebres del Gran Capitán. En el río quedó el Transporte Villarino, que había traído los restos heroicos; botes y carros escoltaron el ataúd hacia las barrancas del Retiro. Allí, formada y rígida, lo esperaba la Patria entera. Adelante se situaba nada menos que Sarmiento, envuelto en su flamante uniforme de general, a quien habían confiado la oración del retorno; más atrás el presidente Avellaneda, a quien la grandeza moral convertía en inmensa su escasa estatura; a un costado, erguida y solemne la estampa de Mitre y junto a él, los generales del Paraguay. Un grupo pequeño de ancianos acompañaba, enmudecido, la marcial imagen: eran los escasos soldados sobrevivientes de las guerras de la Independencia; endurecidos por la pelea y las privaciones, sus manos temblaban cuando hacían la venia al paso del General de la Patria.

Pero había otros hombres también: estaban los soldados de Tejedor y los partidarios de Roca, ambos enfrentados en las elecciones nacionales, que poco después lucharían en guerra civil, si bien en aquellos momentos solemnes y emotivos depusieron sus odios políticos, subordinados por un hálito superior de Patria. Frente a ellos, tenían el ataúd del hombre que todo lo había dado por la libertad de la Nación hasta despojarse de las vanidades terrestres. ¡San Martín regresaba a la tierra de su nacimiento y de sus sueños!

Una cureña del Ejército transportó el catafalco fúnebre hasta su última morada, la Catedral Metropolitana, donde la Nación Argentina dispuso que se le erigiera un mausoleo junto a Las Heras, el ejemplar soldado; Guido, su íntimo confidente y las infinitas tumbas representadas en la del Soldado Desconocido. Reposa, como la pobreza del prócer lo quería, en un cementerio, ya que ha sido la sepultura de casi un centenar de muertos ilustres: desde Lué, el adversario irreducible de la Revolución de Mayo, hasta cardenales recientes, pasando por civiles inolvidables, como don Bruno Mauricio de Zabala. La patria suplió con sus honras lo que la sobriedad del hombre no pidió: dispuso que reposara para siempre en la Catedral de la Iglesia que fue, además, símbolo de la unión nacional, sueño perpetuo del granadero invencible.

A los honores que dispuso la Nación suma su voz mansa esta Academia Argentina de la Historia para clamar que no se perturbe el descanso eterno del Padre de la Patria con un traslado injusto y ofensivo.

Nada peor podemos hacer que alterar la paz de los muertos ilustres y, sobre todo, a aquellos a quienes todo le debemos, nuestra libertad y nuestra nacionalidad. Su sepulcro en la Catedral Metropolitana no implica ofensa para nadie y sí una tradición centenaria.

La sorprendente historia del Mausoleo de San Martín en la Catedral

Autor: Bárbara Roesler

Los restos del general José de San Martín descansan, desde 1880, en la Capilla Nuestra Señora de la Paz, ubicada en la Catedral Metropolitana, custodiado permanentemente por dos granaderos.

Sin embargo, su emplazamiento en ese lugar no fue tarea fácil.

El Libertador murió de una gastralgia el 17 de agosto de 1850, en Boulogne Sur Mer, Francia, país al que había llegado luego de un exilio voluntario comenzado en 1824. En ese momento final, estuvo acompañado por su hija Mercedes y su yerno, Mariano Balcarce, quien fue portador de su deseo póstumo: que sus restos descansaran en su Patria.

En 1877, el por entonces presidente Nicolás Avellaneda creó la “Comisión Central de Repatriación de los Restos del general San Martín”. El cuerpo recién llegó a la Argentina el 28 de mayo de 1880. Y allí comenzó la odisea: ¿dónde colocarlos?

Según Ricardo Brizuela, la idea primordial fue depositar los restos en la Catedral porteña. Sin embargo, la Iglesia se opuso, avalada en los cánones apostólicos romanos: San Martín era masón, y como tal no podía ser alojado en un lugar consagrado. Esta discusión venía de larga data, ya que surge con los primitivos enfrentamientos entre la masonería y los católicos, cuyo principal hito fue la expulsión de los jesuitas del Río de la Plata.

No obstante, llegaron a un acuerdo, y el mausoleo se construyó al lado de la Catedral, en un terreno que, antiguamente, emplazaba el cementerio que cada templo contenía.

Los rumores afirman que este cambio de opinión eclesiástico tuvo que ver con una serie de créditos que llegaron a sus manos, con la excusa de las refacciones y reparaciones que serían necesarias para alojar los restos del héroe.

El féretro fue construido por el escultor francés Carrier Belleuse, siguiendo la influencia romántica, neoclásica, de estilo francés. Este artista también había construido la figura del General Belgrano que estaba ubicada en la Plaza de Mayo, y su proyecto fue el ganador entre los seis que se presentaron.

La Capilla Nuestra Señora de la Paz, donde se encuentra el cuerpo, está ubicada en la nave derecha del templo, y posee un piso de mosaicos con pequeñísimas estelas que dibujan espinas, clavos y otros motivos de la Pasión, y que se extienden por toda la Catedral.

En tanto, el monumento que contiene al Libertador está hecho, casi en su totalidad, en mármol rosado, mientras que la base es de mármol rojo de Francia y la lápida de mármol rojo imperial. El sarcófago es de color negro belga.

Los restos de San Martín se encuentran rodeados de tres esculturas femeninas, que representan a cada uno de los países que éste liberó: Argentina, Chile y Perú.

Junto a él se hallan las urnas con los restos de los generales Juan Gregorio Las Heras y Tomás Guido y los del Soldado Desconocido de la Independencia.

Finalmente, tal como lo pidió la Iglesia, la cabeza del cajón se construyó inclinada, como símbolo de la predestinación al infierno con la que cargan los masones.

En la fachada de la Catedral metropolitana figura la siguiente frase: “Aquí descansan los restos del Capitán General D. José de San Martín y del Soldado Desconocido de la Independencia. Salúdalos!”. La manera perfecta de recordar a todos los que lucharon por nuestra Libertad.
Fuente: pag-impar.blogspot.com

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments