Cae una banda que cometía estafas con trampas sexuales

186
Compartir

Creen que engañó a más de 200 turistas y empleados. La lideraban un hombre y una mujer que manejaban cuatro “whiskerías” en el microcentro. Prometían bailes eróticos y tragos gratis. Pero luego les sacaban a las víctimas sumas exorbitantes a los golpes.

El señuelo era una invitación a tomar un trago gratis y ver un “show musical” de jóvenes y atractivas bailarinas. Los tentados eran turistas y empleados que buscaban un after office , un rato de relax y diversión después de salir del trabajo. Sin embargo, todo era una estafa: una vez adentro del local, los clientes eran obligados a pagar sumas exorbitantes. Y si alguno se negaba, no solo lo golpeaban, sino que a algunos incluso los privaron de su libertad y los llevaron por la fuerza a sacar dinero de cajeros automáticos.

Según la Superintendencia de Investigaciones Federales de la Policía Federal, la banda extorsionó con este método a unas 200 personas . Pero se cree que puede haber muchas más que no hicieron la denuncia o que ya se fueron del país. De todas formas, a raíz de los casos registrados hasta el momento ya se conformó una megacausa por estafas y robos agravados reiterados, a cargo del juez Luis Zelaya.

Por el caso, la Policía logró ayer detener a un hombre de 43 años y a una mujer de 32, presuntos líderes y encargados de dos de los locales que regenteaba la banda en la zona del microcentro. Además logró la clausura preventiva de cuatro “whiskerías” en total.

Los locales nocturnos que fueron allanados por orden del juzgado de Instrucción N° 13 están ubicados en Corrientes al 800; Esmeralda al 400; Paraguay al 500; y Viamonte al 600. Funcionaban desde media tarde hasta la madrugada.

La banda viene siendo investigada desde 2008. En la causa ya hay otros seis personas detenidas, que cayeron en distintas circunstancias. Según los investigadores de Delitos Contra la Salud de la Policía Federal, habría otro número igual de personas prófugas.

Pero ayer fue la primera vez que cayó una mujer. Según la Policía, la banda liderada por ella y el hombre detenido operaba así: promocionaba con volantes un servicio de coperas con una consumición gratis y un lap dance (baile erótico sobre el regazo del cliente).

Una vez que la víctima iba al lugar, las mujeres lo obligaban a pedir más tragos. Cuando solicitaba la cuenta, se encontraba con que debía una cifra absurda . Una gaseosa, por ejemplo, valía 200 pesos.

En algunos casos, las víctimas hasta denunciaron que les facturaban bebidas que jamás habían consumido . Las mujeres insistían con que se trataba de una suma elevada “por lo consumido, por su compañía, por el show y por lo que habían visto de ellas, ya que la mayoría estaba semidesnuda”, según los testimonios.

Si los clientes protestaban, les sacaban el dinero que llevaban encima y los expulsaban del negocio. Si se armaba algún escándalo mayor, entraban en acción patovicas . En algún caso, golpearon a las víctimas y las llevaron por la fuerza a un cajero automático para sacarles el dinero exigido.

“Las denuncias comenzaron a llegar de a poco cuando muchos turistas o empleados iban a distintas comisarías a denunciar que habían sido estafados, golpeados y, en muchos casos, privados de su libertad”, explicó a Clarín el comisario Eduardo Espósito, de la División Delitos contra la Salud.

Según el oficial, luego “se unificaron todas las causas en un solo juzgado”. De todas formas, agregó, “la investigación tarda porque muchas víctimas no quieren denunciar porque no pueden explicar después a sus familias qué hacían en ese tipo de lugares y los turistas no quieren comprometerse ni perder el tiempo con trámites judiciales”.

El comisario adelantó a Clarín que la División Delitos contra la Salud detectó durante los operativos otros comercios de la misma índole que operan de la misma forma . Por eso, se trasladó toda la información a la Fiscalía en lo Criminal de Instrucción N° 48 para continuar con la investigación. No se descarta que en las próximas horas haya más detenidos, relacionados con esta misma banda o con alguna de las que se siguen manejando con esta modalidad.

Fuente: Clarín

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments