Moreno ahora quiere administrar los frigoríficos que cierran

289
Compartir

Bajo el argumento de sostener las fuentes de trabajo, el secretario de Comercio avanza en la idea de que el estado y los operarios se hagan cargo de las plantas que entraron en crisis por la política ganadera del Gobierno que restringe exportaciones e interviene en el mercado de las carnes.

El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, quiere que los trabajadores y el Estado se hagan cargo de los frigoríficos que cierran a raíz de la crisis ganadera desatada desde principios de año.

La iniciativa busca mantener los puestos de trabajo luego de las protestas en las rutas de empleados de la carne en todo el país. De todas maneras, la iniciativa generó polémica entre dos federaciones enfrentadas.

El secretario general de la Federación de Sindicatos de Trabajadores de la Carne y Afines (Fetsicara), Sixto Vallejos, confirmó ayer a el diario Ambito Financiero que Moreno “se comprometió a hacerse cargo de los establecimientos” frigoríficos cerrados o en riesgo de cierre para preservar las fuentes de trabajo.

data imagen

Guillermo Moreno

Ampliar imagen

Cooperativas

Tras dos reuniones con el secretario, funcionarios del Ministerio de Agricultura, de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (ONCCA), representantes de Fetsicara y de la Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne, que conduce José Fantini, la propuesta para que los trabajadores manejen los establecimientos cobró fuerza.

El caso paradigmático es Santa Fe, donde hace 15 días se conoció la decisión del frigorífico Mattievich de cerrar su planta de la ciudad de Carcarañá, donde fueron suspendidos 400 operarios. Es la segunda planta que el grupo Mattievich paraliza en poco más de un mes en la provincia. Desde la empresa aseguraron que la decisión se tomó por el descenso de las exportaciones y la caída en la faena.

En este caso, Vallejos destacó que «se está trabajando para poner en marcha este establecimiento a través de la municipalidad y los trabajadores, porque los empresarios no tienen ningún problema».

Ahora la urgencia surge tras el anuncio de cierre en tres plantas del frigorífico JBS Swift. El lunes próximo, a las 10, los trabajadores se reunirán con Moreno y con los empresarios para arribar a un acuerdo de gestión bajo «propiedad participada», ante la confirmación de la compañía.

“Venimos preocupados desde hace tiempo por las fuentes de trabajo», advirtió el secretario general de Fetsicara tras precisar que hay «más de 10.000 trabajadores en crisis”. Por ese motivo, señaló que se debe “encontrar una alternativa que permita seguir trabajando”.

JBS, el mayor productor mundial de carne vacuna, no encuentra compradores para tres de sus ocho frigoríficos en la Argentina, que enfrentan dificultades para abastecerse por la escasez de hacienda, que también disparó los precios en el mercado interno. Por eso la urgencia de las gestiones de los trabajadores.

En su último reporte de resultados, divulgado este mes, JBS advirtió que “la intervención del Gobierno de la Argentina continúa limitando la capacidad de revertir los resultados de las operaciones locales”. Pero JBS también enfrenta dificultades en Estados Unidos, donde descartó sus planes de sacar sus acciones al mercado.

La situación actual de la ganadería tras una intensa sequía el año pasado, y las restricciones a la exportación llevaron a muchos productores a optar por la siembra de soja, que es más rentable y está menos expuesta a la intervención del Estado.

“Toda planta que se cae la queremos gestionar, y esto va a ser posible con la hacienda que nos provea el Gobierno», dijo a este diario Vallejos, quien además subrayó que «hacienda hay». De todas maneras, aseguró que «hoy por hoy ninguna planta puede funcionar al 100% (de su capacidad productiva), pero sí todas pueden funcionar al 60% o al 70% para que ningún trabajador se quede sin empleo”.
Fuente: lapoliticaonline.com

Print Friendly, PDF & Email

Comments