Inicio Deporte A Independiente le alcanzó con un rato de buen fútbol

A Independiente le alcanzó con un rato de buen fútbol

Compartir

Independiente goleadorY una noche, en un momento complicado, apareció esa tradición copera que supo ser motivo de orgullo. Es cierto: la Copa Sudamericana recién comienza, falta la revancha en La Paternal (el jueves 9 de septiembre), pero Independiente necesitaba un triunfo para arrancar con ilusiones en este torneo continental y para olvidar el pobre presente del Apertura. Fue 1 a 0. La diferencia, por lo hecho en la primer parte, pudo ser más amplia. Argentinos, al final, también pudo conseguir el empate. Pero esta visto que no son los mejores días del equipo de Pedro Troglio. La llave, obviamente, no está cerrada ni mucho menos.

Las razones del triunfo de Independiente fueron múltiples. Pero, hubo una principal: la actitud con la que salió a jugar el partido. Desde el vamos se lo llevó por delante a un Argentinos que le costó y mucho hacer pie. Fueron 25 minutos muy buenos del equipo conducido por Daniel Garnero. Los mejores desde que asumió. Sin duda.

La superioridad fue notoria. Y en todos los aspectos. Acertó Garnero claramente al incluir a Maximiliano Velázquez como “3” y a Lucas Mareque más adelantado. Porque ellos supieron conformar una dupla interesante, efectiva. Desde ahí, se generaron muchos avances. De hecho, el gol llegó desde ese costado: tiro libre preciso de Hernán Fredes para la entrada solitaria de Leonel Galeano. El zaguero acomodó el frentazo lejos del arquero Nicolás Navarro, bien pegadito al palo derecho. Bonito gol.

Lo de Argentinos, en ese lapso, pasó más por destruir, por encontrar la pelota, por sacarse de encima a un equipo que se plantó casi en mitad del campo, que por construir. Juan Sabia y Gonzalo Prósperi eran superados permanentemente. Y Néstor Ortigoza y Juan Mercier, los cerebros del equipo, estaban incómodos e imprecisos.

Del medio hacia adelante también hubo mejoras. Porque Nicolás Martínez, el reemplazante de Leandro Gracián, se asoció continuamente y muy bien con Andrés Silvera y Facundo Parra, quien jugó por primer vez como titular (jugó por Pacheco). Y, además, tuvo un par de cositas individuales para destacar, como esa pasadita ante Ortigoza y el pase milimétrico que le puso a Silvera que lo dejó en soledad ante Navarro (el arquero estuvo atento y rápido).

Pudo irse al entretiempo con algún gol más de ventaja Independiente. Además de ese mano a mano de Silvera, contó con otras dos situaciones claras. En una Sabia despejó un centro envenenado de Maximiliano Velázquez y en la otra Miguel Torrén se cruzó justo ante un zurdazo de Silvera.

En el último cuarto de hora el local no pudo sostener ni el ritmo ni la presión. Retrocedió unos metros y Argentinos, así, logró salir de ese desconcierto inicial. Encima, aparecieron algunos errores por el costado derecho de la defensa local, lugar ocupado por el “improvisado” Eduardo Tuzzio. Es cierto: todo se emparejó pero a la visita no le alcanzó.
En el complemento la historia fue al revés. Argentinos, sin ser tan incisivo, salió a jugar con más decisión. Mercier y Ortigoza tuvieron más contacto con la pelota y por eso Independiente sufrió bastante. Es cierto, Argentinos equivocó los caminos para atacar: tiró muchos centros que chocaron contra las sólidas cabezas de Julián Velázquez y Galeano. Quizás, debió insistir más por abajo, donde la defensa local mostró alguna falla.
Independiente sacó una mínima ventaja y respira. Argentinos sigue en caída libr

Print Friendly, PDF & Email
Compartir